miércoles, 26 de agosto de 2015

¿Cuál es la mejor forma de enseñar buenos hábitos alimentarios?






¿Cuál es la mejor forma de enseñar buenos hábitos alimentarios?

¿Cuál es la mejor forma de enseñar buenos hábitos alimentarios?

Enseñar a comer adecuadamente es una tarea que debemos realizar con  responsabilidad,  tiempo  y dedicación, pero también de manera divertida y didáctica, para captar la atención y el apoyo de nuestros hijos.

✤ Transmitir el mensaje educativo más importante: tener hábitos alimentarios sanos significa consumir una alimentación variada y equilibrada. Esto se consigue con una amplia variedad de alimentos, como  muestra la pirámide. Por ello, con nuestros hijos debemos trabajar con la pirámide y su significado.

✤ En el supermercado, podemos enseñar los diferentes tipos de alimentos que se nos ofrece, y la responsabilidad y libertad que tenemos a la hora de elegir los mejo- res alimentos para nuestra salud.

✤ Enseñar la importancia del momento de la comida:
◆ Cómo y cuándo lavarnos las manos
◆ El respeto por la cocina y sus peligros
◆ Los buenos modales en la mesa
◆ La importancia de comer despacio y con tranquilidad

✤ Dejar que los niños colaboren en la elaboración de la comida, siempre teniendo los cuidados pertinentes en la cocina.

✤ Incluir diferentes sabores, colores, texturas y consistencias en los platos, con el fin de estimular las ganas de comer de los niños.

✤ A la hora de comer, es muy importante utilizar sillas, vajilla, vasos y utensilios que los niños puedan mane- jar cómodamente.

✤ Debemos tratar que los niños sean partícipes del momento de la comida, invitándolos a poner la mesa, traer los alimentos, recoger y limpiar la mesa después de comer.

✤ Ayudar a los niños a prepararse para comer, ofreciéndoles actividades que ayuden a relajarse.

✤ Que los niños aprendan y se recreen con  libros y vídeos instructivos sobre alimentación sana.

✤ Servir la comida en un ambiente atractivo y relajado: No olvidar que "la hora de comer" debe ser lo más agradable y distendida posible.

✤ En la mesa, mantener una conversación tranquila y no forzada, tratando que los niños hablen de sus experiencias con los alimentos, como saben, como huelen, etc.

✤ Nunca utilicemos los alimentos como premio o castigo.

✤ Tratar de observar y comprender la personalidad y las reacciones de los niños con los alimentos.

✤ Es conveniente servir porciones apropiadas: la porción para un niño no es la misma que la de un adulto

 
Blogger Templates